pedro1

Fuente: Archdaily.mx

En el marco del festejo de los 50 años del Museo de Arte de Ciudad Juárez, se inauguró la exposición Pedro Ramírez Vázquez: Modernidad Fronteriza. Esta muestra detalla la tradición arquitectónica del recinto cultural fronterizo, uno de los primeros prototipos museológicos en México de estilo orgánico y punto de quiebre en la carrera del arquitecto. Esta exposición analiza la genealogía arquitectónica en la que se inscribe el propio museo juarense, al presentar un linaje de 9 museos y 5 edificios emblemáticos del mismo autor, todos ellos circulares.

Museo

La obra de Ramírez Vázquez es mejor conocida por edificios icónicos de la modernidad en nuestro país, ejemplo de esto es el Estadio Azteca, la Basílica de Guadalupe o el Congreso de la Unión, aunque su prolífica carrera también abarcó desde infraestructura escolar y hospitales, hasta inmuebles corporativos y secretarías.

De 1919 a 2013, Ramírez Vázquez  creció  y se forjó en México DF como uno de los arquitectos más representativos de la arquitectura mexicana. Su obra, plástica y exuberante, de líneas sencillas de extrema elegancia, componen hoy un legado, perpetuado en las ciudades, en los estantes de las bibliotecas y en el recuerdo de las personas; arquitecto que utilizó su talento como herramienta de cambio para la sociedad, y por tanto, de servicio a la misma, forma parte de esa generación de profesionales y artistas, a medio camino entre la ortodoxia de un movimiento moderno latinoamericano y la libertad de la segunda generación moderna, ansiosa de la búsqueda de formas expresivas, alardes estructuralistas e integración de las artes.

Estadio Azteca

Su trayectoria de 94 años de vida y 70 de profesión, comenzó a orientarse cuando egresó de la Universidad Nacional Autónoma de México para estudiar arquitectura; universidad en la que además impartió cátedra como maestro. Fue presidente del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos que se celebraron en la Ciudad de México en 1968, colaborando como diseñador de la imagen gráfica de los mismos. Fue presidente del Comité Olímpico Mexicano, ganador del Premio Nacional de Bellas Artes en 1973, Secretario de Asentamientos Humanos y Obras Públicas desde 1976 hasta 1982. Fue fundador y primer rector de la Universidad Autónoma Metropolitana, doctor honoris causa por varias universidades mexicanas. Fue Premio a la Vida y Obra en 2003. Pero sobre todo, fue Arquitecto y Estratega: un gran Urbanista.