Este recinto se ha convertido en uno de los centros turísticos y de difusión cultural más importante de América Latina.

http://locuraviajes.com/blog/museo-de-imagen-y-sonido-en-brasil/

http://noticias.arq.com.mx/Detalles/10418.html#.U8k6N5R5MQ8

Los museos son una de las tipologías arquitectónicas más representativas de las ciudades modernas. Estos espacios, por lo general, se convierten en iconos asociados a la exaltación de la identidad y los valores colectivos en la definición del paisaje urbano. Bajo esta lógica, aparece el Museo de la Imagen y Sonido [Museu da Imagem e de Som] de la ciudad de Río de Janeiro, Brasil, diseñado por el despacho neoyorquino de arquitectura Diller Scofidio + Renfro. La discoteca Help, en Copacabana, disfrutó de buenos momentos, pero ya es parte de la historia, pues fue demolida para ser reemplazada por dicho museo.

thumbs_rio-2

El diseño del museo no fue una tarea fácil, primero, porque este recinto se ubica en uno de los sitios más emblemáticos de la ciudad, la Avenida Atlántica de la playa de Copacabana; segundo, por la proximidad de este espacio con algunas de las piezas arquitectónicas más importantes de la arquitectura brasileña: el Museo de Arte moderno del arquitecto Affonse Eduardo Reidy y el Museo de Arte Contemporáneo de Niteroi del maestro Niemeyer y tercero, porque Brasil es uno de los países en donde se desarrollan algunos de los eventos de arte contemporáneo de mayor relevancia internacional, tal es el caso de la Bienal de Arte de Sao Paulo, la segunda más importante que se lleva a cabo actualmente. En tal sentido, el diseño percibe ese atributo en la formalización de un edificio visto con la dinámica de un paseo público. De este modo, la obra se concibe como extensión del boulevard marítimo diseñado por Roberto Burle Marx, un espacio donde coexiste el tránsito a pie, en bicicleta y en automóvil, en un tradicional itinerario contenido entre la costa marítima y las envolventes fachadas de los edificios.

Esa condición de movimiento se traslada al edificio en sus rampas y circulaciones verticales, que se integran desde el exterior, como una prolongación del paseo, uniendo las actividades culturales, educativas, de ocio y de servicios del museo. La secuencia de circulación une el Auditorio ubicado a nivel de calle con la terraza elevada del Café y el Piano Bar del tercer nivel con el restaurante del sexto. Todas las actividades se vinculan entre sí, finalizando el recorrido en el cine al aire libre, ubicado sobre el techo del edificio.

El recurso de las transparencias aplicado en la fachada a partir de grandes superficies acristaladas y celosías, permite que el museo funcione como una especie de mirador desde el cual los habitantes, para quienes generalmente está restringido el acceso a ciertas zonas, puedan obtener una vista hacia los diversos hoteles y playas privadas que se encuentran en esta famosa ciudad.


RIO-DG1

 

La opacidad de las superficies de concreto, adquiere un gran valor arquitectónico, ya que funciona como contrapunto de los elementos acristalados que reflejan el paisaje y muestran el interior.

Esta forma de concebir la arquitectura, propone un doble juego donde la ciudad no es el único espectador; el museo propone vivir la ciudad de una manera distinta, captada en la dinámica del recorrido; un juego donde los edificios de la ciudad se exponen a los turistas y la actividad de la playa de Copacabana es absorbida desde el museo.

La intención de este edificio, además de concentrar en un solo espacio las instalaciones del MIS, que hasta ahora estaban dispersas alrededor de la ciudad, es convertirlo en un centro dedicado a la conservación y estudio del patrimonio visual y sonoro de Brasil y convertirse en uno centros turísticos más atractivos y de difusión cultural más importante de América Latina.