Frei Otto fue el ganador de la edición 2015 del premio nobel de la arquitectura, el prestigioso premio Pritzker otorgado a arquitectos que han demostrado, a través de sus obras, hacer una aportación importante al mundo arquitectónico, con visión y talento.

Nacido en Siegmar, Alemania en 1925, fue un arquitecto que se preocupó por adquirir todo el conocimiento que fuera posible aplicar en la arquitectura, como sociología, urbanismo e ingeniería civil, mismos que le proporcionaron una visión arquitectónica única.

Frei Otto siempre buscó que sus obras fueran construcciones ligeras, económicas, sostenibles y sobretodo de formas orgánicas, características presentes en todas ellas. Un elemento esencial en la arquitectura de Frei Otto era la eficiencia para aprovechar los recursos de una manera única. Desarrolló un sistema constructivo basado en un análisis de burbujas de jabón las cuales generan tensiones similares y de esta manera se utiliza la menor cantidad de material posible, esta misma técnica se replicaría en la mayoría de los proyectos realizados a lo largo de su vida.

Una de las obras más icónicas de Frei es el Pabellón Alemán de la Expo de Montreal de 1967, que se convirtió en el símbolo del resurgimiento arquitectónico de una Alemania azotada por la guerra, y que inspiró y motivó a muchos arquitectos de la época a experimentar con esta línea constructiva.

3-Frei-Otto-The-1967-International-and-Universal-Exposition

La cubierta para el Parque Olímpico de Munich de 1972 es probablemente una de las obras más conocidas y paradigmáticas de Frei Otto, y sin duda alguna de la arquitectura moderna. Una gran estructura que se tiende audazmente sobre el parque forma de manera impecable un gran velo de 78 000 m2 fabricado de cuerdas y telas tensadas que cubren gran parte del complejo y el estadio olímpico. Frei dejó a un lado las grandes construcciones de materiales pesados y voluminosos para darle paso a las estructuras ligeras, una apuesta arriesgada para la época pero de un valor incalculable.

1-Frei-Otto-Roofing-for-main-sports-facilities-in-the-Munich-Olympic-Park

Frei Otto colaboró con grandes arquitectos a lo largo de su carrera, pero una de las más importantes y destacadas fue con el también ganador del Pritzker (2014) Shigeru Ban, arquitecto japonés conocido por lograr diseños de innovación y calidad con materiales de bajo costo, generando una arquitectura la cual pocos arquitectos se atreven a explorar.

El proyecto que generaron en conjunto fue el pabellón Japonés en la Expo de Hannover 2000, en Alemania, pabellón que se caracterizó por sus materiales tanto reciclados como reciclables. La estructura circular fue generada por tubos de papel atados con cintas de poliéster, seguido por una segunda estructura de madera en el interior. La cubierta fue hecha de papel reciclado y una capa de pvc especial que no producía toxinas que perjudicasen el medio ambiente, el resultado fue una edificación monumental, sencilla, simple, pero a la vez impresionante y magníficamente concebida.

Frei-Otto-Shigeru-Ban-Japan-Pavilion-Expo-2000-Hannover

En el año 2015 Frei Otto fue condecorado como ganador del premio Pritzker de este año, sin embargo, fiel a su estilo se adelantó a la cita, pues falleció dos semanas antes de recibirlo, el 9 de Marzo del 2015.

Sin lugar a dudas su logro más grande fue el gran legado que dejó con su arquitectura, un genio adelantado a su época, una referencia, uno de los arquitectos mas sobresalientes, arriesgados e inspiradores que han existido.

“El secreto del futuro, pienso, es no hacer demasiado. Todos los arquitectos tienen la tendencia de hacer demasiado”.  Frei Otto

Por: Diana Estrada

Imágenes vía: www.pritzkerprize.com