Como arquitectos nunca descansamos de diseñar, continuamente buscamos nuevas tendencias, técnicas, materiales y formas. Nos encontramos en un estado de inconsciente creatividad, analizando los detalles de las obras y otras veces rediseñando en nuestras mentes, espacios ya diseñados. En cualquier obra descubrimos detalles ocultos, vemos oportunidades que tal vez un colega no vio en su momento o que simplemente la necesidad de los inquilinos, habitantes o usuarios, ha cambiado con el tiempo y en ocasiones es necesario contemplar un contexto mucho más amplio que el de solo diseñar de acuerdo a la época y necesidades del momento.

Pensemos en una casa familiar, el diseño inicial seguramente incluirá las habitaciones de los hijos, un estudio, los espacios de recreación y hasta el espacio para las mascotas, sin embargo nos encontramos con una interesante pregunta, ¿Qué pasará cuando los hijos acudan a la universidad? ¿Cuándo se casen? ¿Cuándo la familia crezca o se reduzca? A medida que pasan los años las personas tienden a requerir otro tipo de espacios y sin duda la primera opción que pasará por la mente de las personas será hacer una remodelación,  pero ¿Se han puesto a pensar lo que esto implica?

Y no solo hablando del escenario más común que sería una casa habitación, pues que pasará cuando una empresa tenga más empleados o maquinaria, cuando una escuela aumente su matrícula o una iglesia tenga más asistentes, siempre es importante dentro del diseño contemplar un eventual crecimiento y diseñar considerando factores que puedan afectar los espacios en el futuro.

pl

Una buena opción que está tomando fuerza y que se ha utilizado últimamente en la construcción son los materiales ligeros.  Este tipo de materiales pueden utilizarse tanto en exteriores como en interiores y pueden ir desde muros, plafones, fachadas y formas decorativas hasta formar parte de la construcción estructural.

La mayor parte de los materiales utilizados son livianos pero muy resistentes, lo que permite la fácil transportación y mayor rapidez en las obras. Su aplicación se realiza en seco, por lo que las obras son generalmente más limpias y sencillas al retirar residuos, el manejo de estos materiales es sencillo y se puede adaptar a diversas formas estilizando los espacios intervenidos.

 plaka

Las placas de yeso que son utilizadas para levantar muros tienen propiedades iguales o superiores a los sistemas de construcción tradicional como lo son la resistencia al fuego y la humedad, absorción del ruido y un aislante perfecto de la temperatura ambiente. Son muchas las ventajas que nos ofrecen este tipo de materiales, sin dejar de mencionar la facilidad para poder modificar los espacios, rediseñarlos y actualizarlos a nuestras necesidades.

 Por: Diana Estrada