Muchas veces y en diferentes circunstancias de nuestra vida hemos oído y aplicado la frase  lo que  importa es lo de adentro, pero, ¿realmente será cierta esta aseveración? Colocándola en un contexto arquitectónico estaríamos refiriéndonos al diseño de interiores, a los acabados y a la decoración de una construcción.

La repercusión directa que tiene el diseño interior dentro de la construcción, es igualmente proporcional a la importancia del diseño exterior y estructural de una obra, pues el objetivo del diseño interior no se basa fundamentalmente en la parte estética; si no en los usos, maximización y  funcionalidad de los espacios.

En los últimos años la profesionalización del diseño interior nos ha ayudado a comprender mejor los espacios de una obra, a identificar las necesidades primarias de los usuarios finales y a desarrollar estándares fundamentales e imprescindibles dentro de la construcción, como por ejemplo; el uso de luz natural y artificial, los colores utilizados, el tipo de mobiliario, los materiales, los acabados, entre muchos otros más.

La combinación y aplicación de estos estándares aplicados a diferentes construcciones han dado como resultado mejores espacios de trabajo, un mejor desempeño de los empleados, mayor confort para los clientes, una mayor rentabilidad y un mejores manejos del lay-out y espacios  en las empresas. En el ámbito habitacional y residencial, los beneficios van desde encontrar espacios más acogedores, descubrir y sentir nuevas experiencias sensoriales, un mayor contacto con el  medio ambiente, contar con espacios de recreación y en general; una mayor calidad de vida.

Existen varias metodologías que nos guían por los conceptos básicos del diseño interior, siendo uno de los puntos más mencionados la investigación previa para conocer la causa primera, pues se considera como fundamental conocer quiénes serán los futuros usuarios que habitarán o harán uso de las instalaciones, conocer sus gustos, cultura, motivaciones y hábitos. A partir de esto comienza la proyección de los espacios a diseñar, los materiales, texturas, colores, iluminación, formas, ubicación, reglamentación, etc.

Realizar lo anterior es una tarea ardua y que va de la mano con el diseño exterior, pues cada uno se afecta directamente. La selección de materiales también contempla un cierto grado de dificultad, pues el correcto uso y aplicación de estos será un factor determinante para lograr  los resultados esperados.

Recientemente Plaka de Comex sacó al mercado su nueva línea de Acabados Plaka, los cuales incluyen pastas texturizadas para aplicarlas a los muros, así como adhesivos para pasta, selladores, aislantes, cintas y muchos otros artículos ideales para utilizar en el interior; colocándose en el mercado como uno de los principales proveedores de materiales de construcción.

No cabe duda que la arquitectura trae consigo un gran cantidad de factores implícitos que se ven reflejados en la culminación de la obra, en su funcionalidad, estética, diseño e impacto en la sociedad, porque al final lo que importa es el conjunto.