El gobierno de la Ciudad de México y el Instituto Electoral del Distrito Federal, han llevado a cabo una consulta ciudadana, la cual tiene la intención de recopilar información, comentarios y puntos de vista de diferentes sectores de la sociedad y emitir en un comunicado la viabilidad de construir el proyecto arquitectónico Corredor Cultural Chapultepec.

Este proyecto ha levantado una fuerte polémica en los últimos meses, pues un amplio grupo de actores arquitectónicos de México y de otros países, han denunciado que el proyecto no se realizó con los principios básicos del urbanismo, espacios públicos y mucho menos con el consentimiento de la ciudadanía, pero, ¿sabes en qué consiste el Corredor Cultural Chapultepec?

El proyecto de los despachos FREE de Fernando Romero, RVDG arquitectura y Frente arquitectura, se presentó como el nuevo ícono de la arquitectura contemporánea mexicana y como una de las obras más importantes en la capital mexicana en los últimos tiempos, el cual tiene como objetivo integrar las colonias Roma, Juárez y Condesa en un recorrido cultural sobre la avenida Chapultepec.

arquitectura-corredor-cultural-chapultepec-1

Durante el mensaje de presentación, Fernando Romero, el arquitecto responsable de la intervención arquitectónica, explica que el proyecto contempla dentro de su diseño dos niveles principales sobre la avenida Chapultepec, uno de ellos enfocado en los peatones y en sus diferentes accesos a la avenida, y el otro nivel será una extensión del bosque de Chapultepec y su nueva vía de acceso, en donde se podrán encontrar espacios destinados al comercio y a la cultura como música, exposiciones, literatura, cine, entre otras.

paseo260815

Fundamentalmente, el proyecto se presentó como una rehabilitación de la avenida integrando a todos los actores que diariamente interactúan en ella e incrementando considerablemente el espacio de áreas verdes y un nuevo reordenamiento vial, sin embargo; la expectativa de la crítica no fue la esperada pues desde que la propuesta del proyecto se hizo pública, diferentes voces se han alzado y han puesto en duda el verdadero objetivo y fin de la obra; catalogándola de un centro comercial disfrazado de área recreativa, o de la privatización de una calle, puesto que el financiamiento de esta obra conlleva a los derechos de explotación comercial de los espacios creados durante un periodo considerable de tiempo.

Debido a la polémica que se generó, el gobierno de la Ciudad de México tuvo que lanzar una consulta ciudadana, en la cual se expondrán los beneficios de esta obra, habrá mesas de trabajo, y la ciudadanía será la encargada de tomar la decisión final.

Al final de cuentas todo se definirá con un a favor o en contra.

Por: Diana Estrada

Imágenes: www.mexicodesign.com