México ha contado con innumerables personajes de la Arquitectura que han marcado de manera perpetua la percepción del lugar que habitamos. La Arquitectura mexicana es contrastante y diversa, muy parecida a los habitantes de este país, y es gracias a esta mezcla cultural que el estilo arquitectónico es tan enriquecedor. Para principios del siglo XX una nueva corriente comenzó a surgir alrededor del mundo, utilizando la abstracción como principal elemento y con la visión de romper los estereotipos tradicionalistas, esta corriente cambió drásticamente todo el pensamiento artístico, incluido la Arquitectura.

Muchos de los Arquitectos mexicanos más brillantes que han logrado dejar un legado importante en el país encontraron un balance increíble entre esta corriente y el legado arquitectónico mexicano del pasado. Hoy daremos un vistazo a tres de los nombres y trazos que han quedado plasmados en la historia nacional.

Luis Barragán (1902-1988). Considerado por muchos como el mejor Arquitecto de México, además ha sido el único Arquitecto mexicano en recibir el prestigiado premio Pritzker en el año de 1980. Originario de la ciudad de Guadalajara, Barragán pertenece a una lista muy selecta entre los Arquitectos más influyentes de la Arquitectura moderna mexicana. Su estilo y su obra son notorias entre los Arquitectos de hoy en día, pues en su propuesta planteó de una manera magistral la relación de los volúmenes, los colores y el paisaje. Sus obras más destacadas fueron: Las Torres de Satélite, La Fuente de los Amantes, Casa Gilardi, Casa Estudio Luis Barragán y el Faro del Comercio.

Ricardo Legorreta (1931-2011). La interpretación de la Arquitectura para Legorreta se resume en una frase: espacios a gran escala. Utilizando el color y grandes formas estructurales como base de sus obras, Ricardo Legorreta logó una mezcla única y admirable incorporando elementos de la Arquitectura tradicional y elementos arquitectónicos modernos, los cuales se integraban con los materiales para formar un ambiente muy sobresaliente. Una de sus obras más representativas es el Hotel Camino Real de la Ciudad de México, incluso para el que lo consideraba uno de sus proyectos favoritos. Sus obras más sobresalientes son la Fábrica Renault, Torre BBVA Bancomer, Edificio de Posgrado de Economía de la UNAM, Museo Laberinto de las Ciencias y Artes, Museo Fort Worth de Ciencia e Historia, Hotel la Purificadora.

Teodoro González de León (1926), es un Arquitecto pragmático, congruente y con una amplia visión de lo moderno en un contexto tradicionalista. Su referencia abstracta mezclada con elementos de la cultura mexicana ha dado como resultado piezas sencillas pero espectaculares. Esta combinación de volúmenes sobrios y a gran escala,  líneas muy marcadas y el uso de concreto cincelado son parte de su legado y estilo. Sus obras más relevantes son el Museo Rufino Tamayo,  Museo Universitario de Arte Contemporáneo, el Auditorio Nacional, Torre Arcos Bosques y Embajada de México en Alemania.

Por Diana Estrada.

2016-05-03 (1)