Comúnmente ligamos a la Arquitectura como una actividad que rellena vacíos con construcciones, sin embargo, el concepto de “vacío” lo encontramos en la Arquitectura todo el tiempo. Podemos hablar desde una gran avenida que se encuentra pavimentada sin ningún elemento arquitectónico más que la propia carretera, hasta el espacio entre tu cama y la ventana en tu recámara.

En el mundo nacen aproximadamente 367,000 personas al día y mueren 154,080, lo que significa que cada día somos más en el planeta. A consecuencia de este aumento es necesaria la creación de más espacios para poder vivir, pero, cuando nos referimos a espacio hablamos tanto de espacio vacío como de espacio construido, por ejemplo, más espacios públicos, más carreteras para el aumento de transporte, más escuelas, más hospitales y por lo tanto más vivienda.

Como hemos visto a lo largo de la historia, normalmente estos espacios no se planean con anticipación y el resultado de no contemplar este crecimiento es la famosa sobrepoblación, la vivienda informal, la apropiación de espacios públicos por particulares, la falta de transporte y la aglomeración de vehículos en las ciudades.

Diferentes urbanistas alrededor del mundo han estudiado este fenómeno, que se manifiesta tanto en las grandes ciudades como en las pequeñas comunidades, sin embargo, los factores que influyen para tener una solución al problema son tantos que no existe receta más que la planificación previa de los asentamientos.

blog.png
El espacio no se crea ni se destruye, solo se transforma.

Y aunque siempre buscamos espacios vacíos para realizar nuevas construcciones, existe una amplia lista de espacios abandonados o considerados inhabitables que podrían ser adecuados para las necesidades del crecimiento poblacional sin vernos orillados a utilizar espacios de uso público que a la larga terminan siendo privados. Estos espacios fácilmente podrían ser remodelados con sistemas constructivos ligeros, que son rápidos, eficientes y de bajo costo.

Al final para entender los espacios y vacíos arquitectónicos, debemos comprender que lo que termina configurando la ciudad y el urbanismo se liga en gran medida a hacer que un asentamiento cambie su estructura involucrando las investigaciones más complejas, y en otros casos, se ocupará principalmente de mantener lo ya edificado erigiendo todo a su alrededor, aunque esto implique nadar contra corriente, estudiar entornos poco conocidos e invitar  a la acción de las partes implicadas, convirtiéndose en una gran tarea que muy pocos pueden realizar, porque al final “El espacio no se crea ni se destruye, sólo se transforma”.

Por Diana Estrada