Cuando de creatividad se trata el ser humano es capaz de construir cosas realmente increíbles. Grandes obras arquitectónicas alrededor del mundo son prueba de que los límites no existen, y que solo es cuestión de encontrar la verdadera inspiración para lograr construir nuestros sueños.

1_plaka_facebook_28junio.png

Sin embargo, existen algunos ejemplos que nos demuestran que no necesariamente el tamaño, la majestuosidad o los grandes elementos estructurales hacen a una obra sobresaliente, tan solo necesitamos mirar a nuestro alrededor, contemplar el contexto, encontrar el espacio ideal y poner en práctica la creatividad para construir algo maravilloso.

  1. En Australia en la playa Fairhaven podemos encontrar una de las casas más emblemáticas de todo el país, The pole House. Esta casa se encuentra suspendida a 40 metros sobre la playa, su diseño brinda unas increíbles vistas hacia el mar.
  1. Cerca de la ciudad de Belgrado existe una pequeña casa construida sobre una roca, lo interesante de esta construcción es que se encuentra a la mitad de un río. Esta casa fue construida en la época de los 60´s y fue considerada como un refugio. Sin embargo fue adecuada para ser habitada por los actuales propietarios, que por cierto solo pueden llegar en kayak o un bote.
  1. En la costa italiana se encuentra Grotta Palazzese, un hotel-restaurant construido en el corazón de una cueva con increíbles vistas al mar. Se dice que estas cavernas eran utilizadas desde los años de 1700 como salones para la nobleza.  La tranquilidad y belleza de este lugar lo hacen un lugar ideal para disfrutar en vacaciones.
  1. La Autofamily es una casa que se encuentra ubicada en Polonia, gran parte de la casa se encuentra debajo de un gran jardín. Su diseño incluye una zona destinada al acceso principal y que a su vez es una galería privada. La combinación de dos espacios funcionales y únicos se mezclan generando una experiencia estimulante al entrar a la residencia.  Esta casa es una verdadera obra de arte.
  1. Por último, tenemos la Casa en la Costa de Alentejo, en Portugal. Esta peculiar obra fue construida en medio de un bosque de pinos en un pequeño municipio portugués. El estilo minimalista mezclado con la naturaleza brindan un ambiente único y mágico para quienes se encuentra dentro. Los materiales y acabados fueron seleccionados a modo que la relación entre el hábitat y la construcción fuera armoniosa. Una gran piscina se encuentra sumergida en una de las esquinas de la casa semejando un gran espejo de agua que refleja el azul del cielo.

 Por Diana Estrada