La espera terminó, después de más de una década de retraso el edificio de la Filarmónica del Elba ubicado en la ciudad alemana de Hamburgo abrirá sus puertas en enero del 2017. Esta obra diseñada por el internacionalmente reconocido despacho Herzog & de Meuron será inaugurada con la presentación de la Orquesta Sinfónica de la Radio del Norte de Alemania (NDR), la más prestigiosa de Hamburgo y una de las más aclamadas de Alemania.

Las polémicas de esta obra comenzaron con los sobrecostos y las múltiples demandas y problemas legales con el contratista.  Y es que hasta la pregunta ofende, ¿cómo es posible que una obra estimada en unos 77 millones de euros haya pasado a casi 800 millones? Las razones son muchas, una licitación exprés, una relación caótica entre constructores, arquitectos y gobierno, crisis globales, etc.

elbphil-imagefilm

Según un reporte del Comité de Investigación del Parlamente de Hamburgo entre los años 2004 y 2008 los costos de la obra habían pasado de los 77 millones a cerca de 323 millones, y para el 2014 la cifra se había disparado a los 750 millones. Pero por increíble que parezca, en Alemania, una de las economías más fuertes del planeta, no es la primera vez que pasa, pues otros proyectos ya se han visto involucrados en situaciones similares. Por ejemplo, el tren de Stuttgart 21 se había presupuestado a inicios del 2010 en 2500 millones de euros, hoy en día van cerca de 6,800 millones gastados. Otro caso similar es el del aeropuerto de Berlín-Brandemburgo pasando de un costo estimado de 1,700 millones de euros a 4,300 millones.

Lo cierto es que más allá de las polémicas suscitadas, el Elbphilharmonie es una verdadera obra de arte que no sólo resalta por su exquisito diseño exterior adaptado a un antiguo almacén portuario, si no que sus más de 4 mil metros cuadrados ofrecerán vistas panorámicas inmejorables de la ciudad y su puerto, tres salas de conciertos, un majestuoso hotel, un espacio de aprendizaje musical y un mirador.  Además la sala de conciertos principal contará con cerca de 2,100 butacas y un diseño acústico proyectado por el japonés Yasuhisa Toyota logrará posicionar a este recinto en una de las mejores salas de conciertos del mundo, y sin duda alguna en un ícono moderno de la ciudad de Hamburgo.

Por Arq. Diana Estrada.

Imagen vía: www.elbphilharmonie.de