La idea de fotografiar obras arquitectónicas surge al mismo tiempo que  la fotografía misma, pues en una de las primeras imágenes de la historia de Louis Daguerre, Boulevard du Temple, se captura una avenida de la ciudad de París.

 Si bien es cierto que la fotografía arquitectónica es un poco más técnica y sencilla en cuanto a concepto que la fotografía de estudio (por el material necesario, iluminación, accesorios, etc.) la realidad es que pude resultar mucho más compleja en la práctica.

El encuadre, objetivos angulares, corrección de perspectiva, el uso de la luz, el entorno y campos de visión amplios son solo algunos de los aspectos que se deben de tener en cuenta al momento de realizar este tipo de fotografía.  El poder capturar las mejores tomas de los exteriores e interiores de los edificios, su estructura, su complexión es todo un reto que sólo se logra con la práctica y con una gran intuición. Existen diferentes estilos y cada fotógrafo decide cual es el que mejor va con su objetivo final, puede ir desde lo artístico buscando la belleza en las formas del edificio y el contexto como los atardeceres o amaneceres, o puede ser más comercial en el cual se retratan las funciones específicas de una construcción. Un gran consejo antes de fotografiar una obra arquitectónica es observarla durante varios días a diferentes horas, pues esta pude cambiar su aspecto dependiendo de su exposición a la luz. La luz es uno de los elementos fundamentales a considerar, es inclusive la clave para una buena fotografía.

fotografiaarquitectonica_19agosto (1)

Hoy en día las técnicas fotográficas han evolucionado de manera exponencial, la incorporación de software especializado para su edición han hecho que la fotografía arquitectónica sea un elemento indispensable en el análisis de las obras, ha dejado de ser un simple apoyo gráfico para convertirse en el elemento principal de difusión para los arquitectos más sobresalientes. Así mismo la especialización para sacar este tipo de fotografías va en aumento y son muchas las personas alrededor del mundo que se dedican única y exclusivamente a esta profesión.

Entre los fotógrafos más famosos del ámbito arquitectónico podemos mencionar al holandés Iwan Baan, al suizo Thomas Mayer, al español Jesús Granada, a la suiza Hélèn Binet, al portugués Fernando Guerra y al mexicano Paúl Rivera.

Las obras arquitectónicas, a diferencia de otro tipo de arte, es algo que no se puede mover como una escultura, una pintura, una sinfonía o hasta la misma fotografía, pero gracias a ella se puede documentar y exponer en todo el mundo.

 Por Arq. Diana Estrada