En nuestro artículo “El Gigante Asiático le pone fin a la libertad arquitectónica” te contamos de las estrictas leyes que el gobierno chino aprobó para prohibir la construcción de edificios que sean considerados raros o excéntricos argumentando la pobre calidad, espacios ineficientes y múltiples quejas en el tema de la seguridad. Y aunque para muchos esta decisión puso fin a una extensa lista de edificios espectacularmente concebidos, otros lo consideraron como un verdadero acierto.

Un país con un crecimiento económico como ningún otro en el mundo no podía darse el lujo de no demostrarlo a los cuatro vientos. En las últimas décadas vimos nacer a toda una nueva generación de arquitectura conceptual a lo largo del país asiático, pero al mismo tiempo fuimos testigos de lo que para muchos es algo completamente reprochable, la copia de monumentos, edificios y ciudades reproducidas en China.

Y es que, imagínate poder disfrutar de una villa alpina europea, el puente de Alejandro III, un barrio alemán, el Tower Bridge, el Coliseo Romano, la Casa Blanca, o de Ámsterdam, Venecia y París, todo en un mismo país, pues fue exactamente eso lo que muchas gobiernos y ciudades chinas se propusieron, copiar literalmente símbolos nacionales de otros países y construirlos allá.

blog_homenajeoplagio

Esta tendencia de copiar la arquitectura de otros lugares del mundo no es exclusiva de China, pero a diferencia de otros lugares que se ha hecho como en las Vegas, estas si están diseñadas para que las personas puedan vivir ahí, no como recreación. La tendencia cobró fuerza en los años 2000 y muchos la catalogaron como duplitectura, una muestra de habilidad creativa según sus defensores. Tal vez aquí radique uno de los principales motivos para endurecer los reglamentos de construcción al considerar que la cultura china tiene su propio patrimonio, sus propias bases e historia para desarrollar una auténtica arquitectura moderna. Muchos atribuyen este fenómeno a la profunda raíz de la copia que existe en China, pues como bien sabemos el mercado de la piratería en aquel país es el más importante del mundo. La esencia cultural china lo observa como algo natural en la cual se demuestra la capacidad para demostrar que pueden construir o copiar cosas de tan alta calidad como los originales.

El origen de la duplitectura podría remontarse hasta los orígenes del mismo país, pues según los historiadores, el primer emperador de China Qin Shi Huang construía réplicas exactas de cada uno de los palacios de los reinos que conquistaba en su propia ciudad con el fin de demostrar su gran poderío y la superioridad argumentando que el podía tener todos esos palacios símbolos de otros imperios en su propio imperio, por eso muchos consideran que no sea extraño que la Casa Blanca sea una de las construcciones más replicada en China.

Recientemente un escándalo más que se sumó a la lista es la copia de un centro comercial diseñado por la fallecida arquitecta Zaha Hadid para la ciudad de Beijing, que se construyó en la ciudad de Chongqing al mismo tiempo que el original.

Independientemente que esté bien o esté mal, sería interesante visitar estos lugares  para observar y analizar hasta dónde la imitación o recreación de estas construcciones llegó, ¿Son iguales?, ¿Se ven falsas?, ¿Son mejores?, ¿Tú, qué piensas?

Por Arq. Diana Estrada