En la ciudad europea de Copenhague, Dinamarca; se encuentra un ejemplo exitoso de intervenciones urbanas que, por sus características, podría ser replicado en las grandes ciudades con problemas de movilidad: la Nørreport Station.

Esta estación recibe a un poco más de 250 mil personas al día que buscan opciones de movilidad como el metro, el tren, autobús o bicicleta. Antes de la intervención el caos era lo que reinaba en la estación; un mar de gente abriéndose paso entre los puestos, la bicicletas mal estacionadas, la suciedad y la inseguridad.

Imagen2.jpg

El espacio urbano se encontraba desgastado, las constantes quejas de los ciudadanos por hacer de este espacio un espacio práctico, eficiente, transparente y con un mejor aprovechamiento fueron escuchadas. La renovación de este espacio comenzó con un estudio para determinar cuáles eran las rutas más utilizadas y las preferidas tanto de los peatones como de los ciclistas y, encontrar el punto de conexión con los demás sistemas de transporte. Este punto neurálgico del proyecto le daría una nueva forma a la estación en la cual la fluidez de los espacios se aprovecharían al máximo.  Desde esta nueva perspectiva, este espacio público se reformó y creó una atmósfera de inclusión donde todos los usuarios y sus diferentes necesidades tienen cabida.

Uno de los objetivos del proyecto era contemplar el estacionamiento conveniente y accesible para las bicicletas, un medio de transporte muy utilizado en esta ciudad. La clara jerarquía para este medio de transporte se hizo notar en el diseño de la estación pues se crearon espacios brillantes, iluminados, limpios y simples, para estacionar cerca de dos mil 500 bicicletas. El uso de materiales como concreto, granito, acero inoxidable y vidrio le brinda esa frescura de una ciudad moderna y animada.

El sistema de iluminación está basado en darle luz a los tejados y luces neón que se usan en esta estación desde los años 30`s; es un concepto creado para brindar una identidad única a la estación ya sea de día o de noche, pues se convierte en una referencia para indicar los puntos importantes como accesos y salidas, escaleras, quioscos, baños, y los bastidores de los estacionamientos de bicicletas.

Imagen1.jpg

El concepto no solo se trata de brindar movilidad y belleza arquitectónica, si no de hacer este espacio sustentable y sostenible, es por eso que se colocaron techos verdes con vegetación capaces de absorber grandes cantidades de agua de lluvia para evitar inundaciones en la zona, además de que el sistema de iluminación está alimentado por energía solar generada por paneles solares que también se encuentran en los techos de la estación.

Los despachos encargados de realizar este proyecto son Gottlieb Paludan Arquitectos/COBE y han sido galardonados con diferentes premios por la realización de la Nørreport Station, un proyecto que sin duda valdría la pena analizar y replicar en varias ciudades de nuestro país, México.

 Por. Arq. Diana Estrada.

Imágenes de referencia

http://www.archdaily.com