Para muchos de nosotros es impensable concebir la Arquitectura sin el sentido de la vista. Estamos tan acostumbrados a diseñar por medio de lo visual que muchas veces dejamos de lado aspectos importantes que pueden aportar gran valor a las construcciones, esto se debe a que nos enfocamos en como se ven los espacios, en la estética de las fachadas, en la combinación de colores y hasta el tipo de plantas y follaje a utilizar.

4_blog_plaka_7oct

Pero para una persona con debilidad visual estos aspectos pasan a segundo plano y su enfoque se centra más en elementos igual de importantes que la estética. Tal es el caso del Arquitecto Chris Downey, un Arquitecto que perdió la vista a consecuencia de un tumor cerebral. Uno de los principales obstáculos que Downey tuvo que enfrentar después de perder el sentido de la vista fue tratar de seguir ejerciendo lo que hasta ese momento era su gran pasión: la Arquitectura. Muchos de sus allegados le recomendaron que cambiara de profesión, pero este Arquitecto de California tenía otros planes.

Después de recuperarse de su terrible enfermedad y con las secuelas de la pérdida de visión, Downey se dedicó a buscar si existían otras personas que se dedicaran a la Arquitectura y que tuvieran su mismo problema. Durante su investigación se dio cuenta que no era el único en enfrentarse a esta problemática y emprendió un proyecto que podría cambiar la concepción que tenemos de la Arquitectura en un futuro.

Uno de los grandes aportes de Chris Downey es el desarrollo del braille para leer planos. Los planos en relieve le brindan un panorama más amplio de los espacios, pues si algo no le gusta puede quitar las barras de cera que utiliza para formar líneas o curvas y volver a internarlo. Desarrollar los espacios de esta manera nos ayuda a experimentar con muchas opciones de movilidad, espacios adecuados y diseño de acuerdo a las necesidades, sin embargo el principal aporte podría ser que para Chris ahora es más importante saber cómo se sienten las texturas de los materiales, cual es la temperatura adecuada de las construcciones, la acústica, el nivel de luminosidad y la accesibilidad.

Este emprendimiento le ayudó a vincularse con el diseño y la construcción del Centro de Rehabilitación para Veteranos del Ejercito Estadounidense con Ceguera ubicado en California. El centro cuenta con diferentes características básicas para personas débiles visuales (que cuentan con algún porcentaje de visión), como la combinación de colores para que puedan distinguir en qué área se encuentran, elementos pintados con colores contrastantes como puertas, pasamanos, escaleras, bancas o botes de basura.

Para aquellas personas completamente ciegas todos los espacios y formas fueron adecuadas para garantizar el desplazamiento con bastón de un no vidente y que no encuentren obstáculos en su tránsito.

Sin lugar a dudas este tipo de experiencias nos hacen recapacitar si es que todo tipo de proyectos necesitan de alguien que entienda el valor del diseño, de la accesibilidad y de la importancia de involucrar todos los sentidos para crear ciertas atmósferas que influyan no solo en la físico, si no también en el estado de ánimo de las personas, y poder así apreciar la Arquitectura con otro enfoque y no solo con el sentido que más utilizamos, la vista.

Por Arq. Diana Estrada.