La evolución de uno de los elementos arquitectónicos más importantes de las grandes ciudades está por llegar, la nueva generación de elevadores. El elevador fue una pieza clave para que el hombre se inspirara en construir edificios cada vez más altos. En un principio fue para ahorrar el esfuerzo de trabajo al trasladar las mercancías de los grandes almacenes de un nivel a otro, sin embargo poco a poco se fue adaptando a las demás construcciones hasta evolucionar en los sistemas que hoy conocemos. Este sistema de transporte permite el traslado de manera vertical dentro de un edificio facilitando así el acceso a los niveles más altos de una construcción. Actualmente el elevador más alto del mundo recorre cerca de 504 metros en 160 pisos y se encuentra ubicado en el edificio Burj Khalifa, hasta ahora el edificio más alto del mundo.

Pero al parecer una nueva generación de elevadores esta por cambiar este sistema de transporte radicalmente. Como si se tratase de una película de ciencia ficción, este tipo de elevadores no utilizarán cuerdas de acero como lo hacen los actuales elevadores, si no que serán creados con un sistema magnético parecido al que se usa en los trenes de alta velocidad.

6_blog_plaka_7oct.png

Y es que la principal innovación de este tipo de elevadores con levitación magnética es que podrán desplazarse de izquierda a derecha, brindando la posibilidad de que el espacio sea aprovechado de una mejor manera por los arquitectos, ya que la distribución de la circulación quedará a criterio del arquitecto y no sólo se regirá por un crecimiento vertical. Además de este gran beneficio, también estarán diseñados para que el consumo de energía sea extremadamente bajo en comparación con los sistemas actuales.

Según un dato proporcionado por directivos de la empresa encargada del proyecto, un trabajador promedio en la ciudad de Nueva York pasa más de 16 años esperando la llegada del elevador en un edificio de oficinas, pero con este nuevo sistema de elevadores denominado Multi la espera tendrá un tiempo máximo de 30 segundos.

La compañía encargada de desarrollar este sistema es una empresa alemana llamada ThyssenKrupp y prevén que el prototipo esté funcionando a finales de este año.

 Por Arq. Diana Estrada