Los espacios públicos destinados para la recreación, parques, explanadas y otras actividades son prácticamente inexistentes en muchos países de América Latina y el mundo. Estos espacios deberían promover la actividad física y cultural de una comunidad, y a medida que esta crece, estos espacios deberían crecer junto con ella, sin embargo en muchas ocasiones pasa completamente lo contrario, los lugares destinados al esparcimiento se convierten en edificaciones privadas como casas o edificios, y muchos otros más se convierten en basureros o terrenos abandonados.

El poco interés de los actores que participan en la creación de los espacios públicos es uno de los factores primordiales para que estos no se desarrollen. Tanto los ciudadanos y las autoridades se han mostrado indiferentes a la creación de uno de los pilares fundamentales en el desarrollo de una sociedad. Los motivos pueden ser muchos y de diferentes proporciones, pero van desde el desinterés, las dificultades económicas de un país, el descuido, la delincuencia y hasta la cultura de usos y costumbres.

Paradójicamente y contrario a esta tendencia, hoy en día se han formado diferentes grupos civiles y sin fines de lucro que han comenzado a poner el ejemplo con diferentes intervenciones y mostrando que hace falta más voluntad que grandes recursos para crear una conciencia de cambio y al mismo tiempo una identidad colectiva de una sociedad.

3_plaka_blog_.png

La importancia de los espacios públicos no sólo se visualiza como un medio para la interacción social y recreativa, si no que por medio de estos se logre el desarrollo de diferentes ámbitos ya sean culturales,  de identidad, políticos y de interés por lo público. Tal es el caso de la intervención realizada en la ciudad de Pachuca, México, en donde se realizó un macro mural en uno de los barrios más marginados. El proyecto logró captar la atención de los habitantes de la zona e involucrarlos de tal manera que fueron ellos quienes en conjunto con el colectivo Germen Crew lograron crear uno de los símbolos actuales de la ciudad.

Otro ejemplo de este tipo de intervenciones se realizó en la ciudad de Bangkok, en Tailandia, donde un grupo de arquitectos junto con organizaciones privadas construyen canchas de futbol asimétricas debido a que se tienen que adaptar a los únicos espacios libres con los que cuenta la ciudad. El objetivo es simple, llevar deporte a los barrios más desfavorecidos de la urbe y proporcionarles un espacio de recreación. La medida fue bien recibida en aquella ciudad que los modelos de este proyecto se están reproduciendo por todas las zonas urbanas, principalmente en aquellas donde la sobre población es extrema.

 La importancia de estos puntos sensibles y de gran valor nos obligan a redefinir y reorganizar su jerarquía dentro de la planeación urbana, tanto para los nuevos desarrollos como los que se han quedado rezagados. Un espacio público rescatado y  en buenas condiciones garantizará un mejor funcionamiento del núcleo social trayendo beneficios como aumentar la seguridad y mejorar la movilidad, así como aumentar el desarrollo cultural y deportivo.

Por Arq. Diana Estrada