Parece que después que la vivienda de interés social (entre otros proyectos), dio a Alejandro Aravena el Pritzker de 2016, este tipo de proyectos ganó un nuevo escalafón en la arquitectura, lo que hasta antes de este premio, era visto como una mera producción en serie y una mera fábrica de proyectos inmobiliarios de gran escala, hoy ha dado un giro inesperado, o al menos, parece que los principales actores de este tipo de proyectos, han decidido dárselo.

Mientras que Aravena daba importancia a la vivienda de interés social en Chile, en Brasil, una casa popular de bajo costo, la casa de “Dona Dalva” del despacho paulista Terra e Tuma, ganaba relevancia por su calidad arquitectónica, incluso traspasando fronteras, siendo reconocida en muchas partes del mundo.

Por su parte, México, también se sumó a esta tendencia sorprendiéndonos gratamente con el proyecto “Vivienda unifamiliar regional. 32 Entidades, 32 Arquitectos, 32 Propuestas”, un proyecto que el INFONAVIT llevó a cabo convocando reconocidos despachos nacionales de arquitectura y urbanismo.

Este importante proyecto, quebró todos los paradigmas en la vivienda de interés social, intentando difundir e impulsar el diseño arquitectónico de calidad, y reforzando la importancia del uso de materiales y la consideración de características climáticas de cada región como los elementos principales de las propuestas, aunado a esto, se estipuló un tope de costo de construcción y de precio final de venta.

Entre otros, algunos de los despachos (arquitectos) participantes fueron Alberto Kalach, TAX, | Reinosa y Hermosillo; JC Arquitectura | Benito Juárez, Quintana Roo; AT 103 |Acapulco Guerrero; Taller de Arquitectura Mauricio Rocha y Gabriela Carrillo|Mérida Yucatán; Fernanda Canales | Gómez Palacio Durango; PRODUCTORA | Centro, Tabasco;  JSa | Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco; Tatiana Bilbao SC | Aguascalientes, Aguascalientes;  Dellekamp Arquitectos | Huamantla, Tlaxcala; Gaeta & Springall Arquitectos | León, Guanajuato; Centro de Colaboración Arquitectónica | Puebla, Puebla; DCPP | Mineral de Reforma, Hidalgo;  Módulo 11, Israel Álvarez y Mariana Tello | Apodaca, Nuevo León.

Más allá del criterio de selección que usó el INFONAVIT para escoger a los participantes o de la calidad de las propuestas finales, lo realmente rescatable, es que se esté apostando por este tipo de proyectos, intentando retomar la dignidad de la vivienda popular.

Como arquitecto aplaudo que se generen estas iniciativas donde la arquitectura gana por encima del negocio, donde la calidad de los proyectos se rinde a los usuarios y no a los caprichos formales o a los retornos esperados por las grandes inmobiliarias, donde el uso de materiales locales se destaca por encima de “tendencias”.

Los próximos años, serán fundamentales para dar continuidad a estas propuestas, la difusión de este tipo de iniciativas, deberá ser fortalecida por Arquitectos, por desarrolladores y principalmente por usuarios que demanden proyectos de calidad para sus viviendas, ya que solo así, este tipo de iniciativas continuarán siendo viables.

Xx.jpg

Imagen vía: http://www.arquine.com/sobre-prototipos-de-vivienda/

Por Arq. Estanislao García