El hombre siempre ha estado fascinado por el cielo y por su aparente infinidad. Lo enigmático que puede resultar el cielo ha cautivado a millones de personas a lo largo de la historia del hombre en la Tierra, y muchas de ellas decidieron dedicar su vida entera al estudio, observación y conquista del gigante azul.

La imponente vista de nuestro alrededor es indescriptible si la miramos desde arriba, pues para muchos el mundo se ve mejor desde arriba. La meta de conquistar el cielo poco a poco se volvió en una obsesión que transformó al mundo radicalmente.

En el ámbito arquitectónico el hombre trató de plasmar su fascinación por las alturas construyendo edificaciones cada vez más altas y ostentosas, por ejemplo, comenzó con las imponentes pirámides, pasando por las grandes catedrales y torres hasta llegar a los majestuosos rascacielos, siendo la meta siempre ir un poco más alto.

Al principio los elementos arquitectónicos que permitían observar las grandes vistas exteriores eran llamados balcones. El balcón es un elemento que comenzó a utilizarse en las civilizaciones mesopotámicas, griegas, y romanas, pero fue en el renacimiento donde tuvo su mayor auge y se instaló en la mayor parte de las construcciones que eran consideradas altas.

 Con la pronta construcción de rascacielos en el siglo XX, dos elementos se fusionaron para dar origen a un nuevo elemento arquitectónico casi obligatorio en los edificios de gran altura: los miradores. En la antigüedad, los miradores comúnmente se encontraban en las cimas de las montañas y se utilizaban para diferentes actividades como la caza, recreación, observación de aves o animales terrestres, y también se utilizaban como puntos de observación militar, sin embargo debido al impresionante crecimiento de la población en la ciudades este elemento tuvo que trasladarse a los gigantes de acero y pronto se convirtió en un importante punto de referencia.

A la par de la implementación de los miradores en los edificios, el hombre también comenzó a explorar los miradores de la naturaleza y empezó a construir en ellos plataformas para que su acceso fuera más fácil y seguro. Como resultado de estas intervenciones podemos disfrutar de una impresionante lista de miradores en rascacielos y en la naturaleza alrededor del mundo que sin duda alguna te dejarán sin aliento.

1.- Cristo Redentor

El Cristo Redentor es uno de los miradores más famosos del mundo. Ubicado en la ciudad de Río de Janeiro, Brasil, este monumento está abierto al público desde 1931 y es uno de los principales destinos turísticos del país carioca. Desde él se pueden observar espectaculares vistas de la ciudad y de la bahía.

2.- Top of Tyrol

Este mirador es ¡Espectacular!, pues se encuentra ubicado a un poco más de tres mil metros de altura sobre el nivel del mar. Una plataforma de acero y una pasarela fueron colocadas en la cima del glaciar Stubai en Austria y en ella se pueden observar más de cien montañas que la rodean, todo una verdadera experiencia.

3.- Empire State

Más que una simple construcción con un mirador, este rascacielos es considerado  un símbolo de la ciudad de Nueva York y de Estados Unidos. En el puedes observar las mejores vistas de la ciudad y sus alrededores. El rascacielos cuenta con un impresionante mirador en una plataforma circular en el piso ciento dos que seguramente te impresionará.

4.- Langkawi Sky Bridge

En Malasia podrás encontrarte con un puente llamado Langkawi Sky Bridge elevado a setecientos metros sobre el nivel del mar y que permite tener espectaculares vistas del mar de Andamán. Este puente es uno de los principales destinos turísticos de Palau, una isla del país oriental.

5.- Torre Eiffel

Tal vez no sea el mirador más espectacular del mundo pero sin lugar a dudas si el más célebre. La Torre Eiffel es el mayor símbolo moderno de Francia y logra atraer a millones de turistas cada año. Para poder acceder a la parte más alta es necesario tomar el elevador que se encuentra dentro de la estructura y que te llevará a contemplar la ciudad de París en su máximo esplendor.

Por Arq. Diana Estrada