Una de las problemáticas comunes y habituales de todos los arquitectos principiantes al momento de comenzar un nuevo proyecto es el punto en el cual se tienen que estimar los costos de una nueva obra. En un estimado de construcción se tienen que garantizar el cubrimiento de todos los gastos que genere la obra, gastos de construcción, remodelación, mano de obra y materiales, sin olvidar la utilidad esperada.

Para poder contar con un estimado de costos más preciso es necesario invertir un poco de tiempo para analizar todas las variables posibles, recuerda que dejar conceptos para el último momento traerá consigo una cotización deficiente.

Lo primero que se tiene que tomar en cuenta es el estudio detallado de los planos y especificaciones de la construcción para determinar los procesos que serán realizados por contratistas y proveedores externos. Una vez que hayas realizado este análisis, elabora una lista con todos estos procesos y comienza a cotizar precios. Para los contratistas es esencial el tiempo previo ya que tienen que analizar la obra para poder determinar los estimados. Es necesario que cada uno de los contratistas y proveedores te entregue por escrito su cotización de trabajo con el objetivo de contar con un respaldo a futuro. Date el tiempo suficiente para pedir por lo menos tres cotizaciones de cada trabajo a diferentes contratistas y proveedores, de esta manera podrás analizar mejor el coste promedio.

Cuando tengas las cotizaciones analiza los procesos que vas a realizar tú y determina cual será el costo de los mismos. Para que puedas realizar una mejor cotización ten en cuenta lo siguiente:

  1. El total de metros de construcción que serán requeridos.
  2. El tiempo promedio que te tardarás en construir la obra.
  3. Las condiciones geográficas del área a construir.
  4. El costo de los materiales.
  5. El equipo y maquinaria que vas a necesitar para realizar la construcción.
  6. El costo de los permisos en caso de que sea necesario.

Una vez que cuentes con el listado de procesos y el costo estimado es importante que detalles todo en una lista y que los separes por grupos para que te sea más fácil analizar y corregir en el camino, por lo general se utilizan grupos muy comunes como los gastos directos que son todos aquellos que se designan para la ejecución de los trabajos de edificación. Este grupo se puede subdividir en dos secciones, una para determinar los gastos de construcción en el cual se incluyen todos los materiales, la mano de obra, los accesorios, etc. y en el otro subgrupo puedes agregar todos los gastos que son atribuibles a la obra, pero que no forman parte de la misma, como pueden ser servicios de recolección de escombro, servicios sanitarios, maquinaria especializada, asesoría, etc.

Otro grupo importante son los gastos indirectos, estos gastos son atribuibles al correcto funcionamiento del negocio pero que no son directamente generados por la construcción de una obra en especifico. Estos gastos pueden aumentar o disminuir dependiendo de la carga de trabajo y en ellos pueden incluirse servicios de oficina como teléfono, impresiones, rentas, salarios, etc.

Por último, es importante determinar la utilidad esperada por este trabajo, hay que tener en cuenta el grado de dificultad de la obra y la especialización requerida, por lo general en México un arquitecto cobra entre un 5-10% del costo total de la obra, pero mucho dependerá del trato que se haga con el cliente.

Hoy en día gracias a la innovación tecnológica existen muchas herramientas digitales que te ayudarán a estimar con más precisión los costos de las obras, por ejemplo la Calculadora de Materiales de Plaka® te brindará un número estimado más exacto de cuántos materiales necesitarás en tu obras para que no tengas tanto desperdicio.

Conoce más de esta herramienta en www.plaka.com.mx/Inicio/Material y convierte a Plaka® en el mejor de tus aliados.

Además, la calculadora está disponible para:

Sistema operativo Android: http://bit.ly/CalculadoraPlakaAndroid

Sistema operativo iOS: http://bit.ly/AppCalculadora

plaka_blog_2_abril_3

Por Arq. Diana Estrada