A principios del mes de marzo se dio a conocer al ganador del prestigioso premio Pritzker 2017, que en esta ocasión no fue para un sólo arquitecto, sino para un estudio de arquitectura catalán encabezado por Carme Pigem, Rafael Aranda y Ramón Vilalta.

Este grupo de arquitectos ha trabajado en conjunto desde el establecimiento de RCR Arquitectes en los años ochentas en una pequeña ciudad de Girona de apenas unos 35 mil habitantes.

La mayor parte del trabajo de este estudio se ha realizado en Cataluña, aunque también han emprendido trabajos fuera de España, específicamente en Bélgica y Francia, siendo en este último donde se encuentra una de sus obras más conocidas, el museo Soulages, el cual se distingue por utilizar elementos y volúmenes metálicos de acero corten que sobresalen sobre una pequeña colina rodeada de grandes áreas verdes creando un contraste perfecto para este tipo de materiales.

Otras obras importantes de RCR Arquitectes son la pista de atletismo Tussols Basil, el restaurante Les Cols, el complejo Sant Antoni-Joan Oliver, las Bodegas Bell-lloc, y el Teatro La Lira.

En una acta emitida por el jurado que seleccionó al ganador del Premio Pritzker 2017, mencionan que las obras de RCR Arquitectes

cumplen admirable y poéticamente con las exigencias tradicionales de la arquitectura; la belleza física y espacial, la funcionalidad y la artesanía, pero lo que las distingue es el enfoque que crea edificios y lugares que son locales y universales al mismo tiempo”

además de que elogian el trabajo colaborativo del despacho pues destacan que

el proceso que han desarrollado es una verdadera colaboración en la que ninguna parte ni la totalidad de un proyecto puede atribuirse a un solo socio. Su enfoque creativo es una mezcla constante de ideas y un diálogo continuo”.

 El jurado a su vez aborda de una manera interesante uno de los puntos clave por los que tal vez RCR Arquitectes fue el ganador de este año, un estudio arquitectónico que para muchos resulta desconocido y alejado de los grandes reflectores, pero que demuestra a través de su trabajo y dedicación la esencia de la arquitectura en nuestros días:

“En este momento de nuestra historia, existe una importante pregunta que todos se están haciendo alrededor del mundo, y no se trata sólo de arquitectura; se trata de la ley, la política y el gobierno. Vivimos en un mundo globalizado donde debemos confiar en las influencias internacionales, el comercio, la discusión, las transacciones, etc. Pero cada vez más personas temen que, debido a esta influencia internacional, perdamos nuestros valores locales, nuestro arte local y nuestras costumbres locales. Están preocupados y a veces asustados. Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramón Vilalta nos recuerdan que es posible tener ambos. Nos ayudan a ver, de una manera bella y poética, que la respuesta a la pregunta no es «una o la otra» y que podemos, al menos en la arquitectura, aspirar a tener ambas cosas: nuestras raíces firmemente en el lugar y nuestros brazos extendidos hacia el resto del mundo. Y esa es una respuesta maravillosamente tranquilizadora, sobre todo si se aplica también en otras áreas de la vida humana moderna”.

 En hora buena para RCR Arquitectes por este tan importante galardón que premia a lo más destacado de la arquitectura a nivel mundial, esperamos verlos pronto en la ceremonia de premiación que se celebrará el próximo 20 de mayo de este año y también esperamos tener pronto más noticias de sus futuros proyectos.

Por Arq. Diana Estrada