Un pequeño poblado de Alemania de apenas unos 20 mil habitantes esconde varios secretos que seguramente te dejarán maravillado, estamos hablando de Nördlingen en el estado de Baviera.

Además de contar con un peculiar encanto medieval, ser una de las tres ciudades de Alemania rodeada completamente por una muralla y poseer algunos atractivos turísticos, esta ciudad esconde bajo su suelo algo que muy probablemente no tenga ningún otro lugar en el mundo: miles de toneladas de diamantes, sí leíste bien diamantes.

Lo primero que te impresionará de Nördlingen es que se encuentra construida en el interior de un cráter de unos 25 km de diámetro. Hasta los años sesenta se creía que el cráter era de origen volcánico, pero la presencia de un mineral en la tierra cambiaría por completo esta teoría y desencadenaría un hallazgo mucho más sorprendente.

El mineral que se encontró fue la coesita, que es un polimorfo del cuarzo que se origina cuando este es sometido a altas presiones y a temperaturas extremas. La presencia de este elemento en la naturaleza solo se puede producir cuando un meteoro se impacta con la tierra ya que un volcán no tiene la suficiente potencia para producirla. Con estudios posteriores se concluyó que el cráter donde está asentada la ciudad de Nördlingen es producto del impacto de un meteorito hace más de 15 millones de años, pero lo más impresionante de este hecho es que debido a la inmensa presión del impacto sobre un depósito de grafito se originaron unas 70 mil toneladas de diamantes que quedaron aprisionados en las piedras del lugar  (recordemos que los diamantes se generan mediante presión y alta temperatura).

Con la aparición de los primeros pobladores de Nördlingen comenzó la edificación de casas y edificios, que sin saber, construyeron sus casas con miles de diamantes. Tal vez el dato más triste de esta historia es que los fragmentos de diamante tienen un tamaño inferior a los 0.2 milímetros por lo que no tienen ningún valor como piedras preciosas.

Lo que vale la pena destacar es que Nördlingen tiene un encanto único, unas historias increíbles y que hoy en día es una gran opción para visitar, sabiendo que probablemente ninguna ciudad en el mundo está construida con millones de diamantes.

Por Arq. Diana Estrada