Un arquitecto mexicano ha comenzado un proceso legal en Estados Unidos argumentando que la ciudad de Dubái le ha robado su diseño. Se trata del arquitecto Fernando Donis, quien presentó una demanda en los tribunales estadounidenses alegando que el gobierno de Dubái viola sus derechos de autor al utilizar un diseño de su autoría sin consentimiento.

La historia se remonta al año 2009, donde Fernando Donis ganó un concurso internacional para diseñar el edificio. En el concurso se presentaron cerca de 900 propuestas y la del arquitecto mexicano fue la ganadora. Pero según un reportaje del New York Times, la demanda que Donis interpuso establece que fue excluido en su totalidad del proyecto y que no fue compensado por su propiedad intelectual.

“The Frame es mío y ellos no lo quieren reconocer. La falta no solo me convierte a mí en víctima pues se quedaron con algo de todos los arquitectos – la protección de nuestras ideas” señalo Donis al presentar su demanda.

Por su parte Edward Klaris, el abogado de Donis, declaró:

que el gobierno de Dubái “ha tomado The Frame como propio sin pagar un solo dólar a la persona que lo creó, convirtiendo a este acto en una clara violación a los derechos de autor internacional y un triste caso de intimidación soberana que merece ser corregida”.

Tristemente este no es el primer caso de polémica en el que Dubái se ve inmiscuido, pues en el año 2009 un grupo de inversionistas de Estados Unidos e Inglaterra declararon que habían sido engañados y estafados por una empresa de la familia Al-Maktoum (la misma que está construyendo The Frame), en el 2015 otro grupo de inversionistas declararon que su capital se desvaneció por maniobras del gobierno, todo esto aunado a las constantes quejas de explotación de los trabajadores en las construcciones por toda la ciudad.

Por su parte el gobierno de la ciudad árabe alegó que Fernando Donis recibió una compensación de 100 mil dólares por haber ganado la competencia y que fue designado como consultor por no contar con los permisos y licencias necesarios para ejecutar el proyecto.

Lo que es indiscutible es que Dubái se ha convertido en una de las metrópolis preferidas para el desarrollo arquitectónico en el planeta, su incesante necesidad de crecimiento conjugado con su excentricidad hacen de esta ciudad un paraíso del diseño que muy pronto incluirá dentro de su amplia gama de rascacielos a The Frame, el edificio de la polémica.

Arq. Diana Estrada