Si estás por comenzar a construir o desarrollar un proyecto arquitectónico, sin duda tienes que fijarte muy bien en las escaleras. Las escaleras en muchas ocasiones pasan a ser elementos secundarios pero hay que tener en cuenta que forman parte importante de la circulación vertical entre los diferentes niveles de una obra, y es por esto que son objeto de cálculos técnicos muy minuciosos.

Para poder calcular el correcto funcionamiento de una escalera tenemos que tener en cuenta que éstas se rigen por normas y cálculos que a continuación mencionaremos para que puedas tener una base de cómo comenzar a diseñarlas.

Existen diferentes tipos de escaleras, las que con más frecuencia se utilizan en las casas – habitación son las escaleras rectas o con descanso continuo (compensados) por su fácil ejecución.  También tenemos escaleras con descansos de media vuelta o de un cuarto de vuelta, este tipo de escalera se utiliza más en donde éstas cubren una mayor distancia. El modo en que se utilizan depende mucho del espacio y la distribución que se le quiera dar.

Cuando contamos con espacios reducidos, una solución puede ser utilizar escaleras de caracol, pues ésta se apoya en el ascenso helicoidal. Sin embargo el uso de este tipo de escalera supone un esfuerzo físico mayor para las personas, aumentando la incomodidad e inseguridad en su uso.

El factor que determina la accesibilidad, comodidad y facilidad en su uso depende de la huella y la contrahuella. La huella es el ancho del escalón y la contrahuella es la altura. Existen diferentes recomendaciones para el uso de éstas medidas y mucho depende la altura entre los diferentes niveles de la obra, es por eso que se han establecido algunas medidas para estandarizar las recomendaciones.

Para unas escaleras de casa habitación y edificios de viviendas lo más recomendable es que la huella sea entre 27 y 30 cm y la contrahuella de 17 a 18 cm. Es muy recomendable colocar descansos cuando se sobrepasa los 16-18 escalones. El ancho de los descansos no debe alterar el ritmo del paso por lo que es recomendable realizarlo entre los 60 y 65 cm, que es la media del paso de las personas en terreno horizontal.

El ancho de las escaleras se define dependiendo del uso y del número de personas que probablemente la utilizarán, por ejemplo, las medidas mínimas recomendadas para una escalera de caracol son de 50 cm, para una escalera de servicio 65cm, para una escalera de viviendas de hasta dos plantas 90 cm, para apartamentos o viviendas de más de dos plantas 1m y para lugares públicos, escuelas u hospitales 1.3m.

Los sistemas estructurales que son utilizados comúnmente en la construcción de unas escaleras son las de concreto armado, estructura de acero o estructura de madera. Así mismo el material utilizado para la construcción de los escalones varía y depende del tipo de acabados que se vayan a colocar, entre los más utilizados están el cemento, la piedra, los cerámicos, el mármol, la cerámica, la madera o el acero.

Por último es importante mencionar que es muy recomendable colocar barandales o pasamanos en las escaleras para aumentar la seguridad en su uso.

Por Arq. Diana Estrada