Ubicado en la ciudad alemana de Colonia, el museo Kolumba es una muestra de la increíble y magistral intervención arquitectónica que se realizó en los antiguos templos de Santa Columba, la Capilla del Sacramento y la Capilla de la Virgen de las Ruinas.

El diseño de este complejo estuvo a cargo del Arquitecto suizo Peter Zumthor, reconocido por sus obras Casas Raeth, Capilla Saint Benedict, Spittelhof Housing, Termas de Vals, Museo Kunsthaus, Casa Leis y el Museo Kolumba por los cuales fue reconocido con diferentes premios entre los cuales se encuentra el famoso Pritzker del año 2009.

En 1997, Peter Zumthor fue seleccionado como ganador del concurso lanzado por la arquidiócesis de Colonia para diseñar un nuevo museo. El proyecto tenía la finalidad de agrupar y conservar de manera natural los vestigios arqueológicos encontrados en el área así como las ruinas provocadas en las tres iglesias por las destrucciones de la Segunda Guerra Mundial en la ciudad de Colonia. La arquidiócesis pidió de manera puntual que los espacios mantuvieran su uso original de lugar de culto y que se mantuvieran la mayor parte de estructuras posibles.

De esta manera el proyecto de Zumthor comenzó a tomar forma y terminó de construirse a mediados del año 2007, dando como resultado un edificio que se caracteriza por su masividad exterior, por su juego de volúmenes y colores que le brindan una integración excepcional con su contexto pero sobre todo, se destaca por la manera en que los elementos históricos se integran y se incorporan con las nuevas estructuras de una manera única.

La fachada del museo combina con gran notoriedad diferentes estilos y materiales de distintas épocas, aunque el resultado es una construcción contemporánea que engalana los jardines circundantes. En su interior el museo cuenta con diferentes salas de exposición en las cuales se exhibe la gran colección de arte sacro de la arquidiócesis.

Los visitantes realizan un recorrido a través de un pasaje instalado sobre las ruinas para que puedan apreciar de mejor manera la composición de los cimientos del edificio. El trayecto concluye en el exterior donde las mismas paredes del complejo crean pequeñas salas exteriores y un gran jardín exterior en las cuales se puede reflexionar un rato.

La justificación que Zumthor le da a su estilo, dicho en sus propias palabras, es que todo debe comenzar con el análisis del espacio a construir, pues para él este paso constituye el inicio de todo proyecto,

“cuando empiezo con un edificio, lo primero en lo que pienso es en el material, no en el papel ni en las formas, es en el espacio y lo material”.

 Apenas hace unos días Peter Zumthor participó como conferencista magistral en el festival MEXTRÓPOLI 2017 llevado acabo en la Ciudad de México.

Por Arq. Diana Estrada